Receta de merengue


La receta de merengue no tiene secreto, no son más que claras de huevo firmemente batidas con gran cantidad de azúcar. Se usa en múltiples ocasiones, ya que sirve tanto para decorar pasteles como para añadir a ciertas cremas con el fin de hacerlas más ligeras.

Para que resulte mejor el merengue, los huevos no deben estar totalmente frescos y es necesario batirlos mucho antes y después de echarles el azúcar. Es importante tener en cuenta el tamaño del cuenco, ya que las claras aumentan mucho al batirlas y no deben cambiarse de recipiente después de haber comenzado a batir.

Para que el merengue se conserve duro se le puede añadir, en el momento de empezar a batir las claras, un poco menos de media cucharadita de crémor tártaro.

También puede variarse su sabor agregando otros ingredientes como café instantáneo, chocolate finamente rallado o almendras molidas.

Ingredientes para preparar el merengue:

  • Claras de huevo
  • Azúcar
  • Limón

Procedimiento:

En un cuenco amplio se echan las claras que se deseen batir y unas gotas de limón, batiéndolas hasta que estén a punto de nieve. Antes de añadir el azúcar conviene dejar reposar un poco el merengue y luego comprobar que no quede ningún resto de clara en el fondo sin batir; sólo así se conseguirá que el merengue no se baje.

En este punto se incorpora poco a poco el azúcar -dos cucharadas por calara-, de tal forma que cuando se eche una cucharada se batirá durante unos minutos antes de agregar la siguiente. Una vez incorporado todo el azúcar, se seguirá batiendo hasta que tenga brillo y ya esté muy espumoso. Entonces ya estará listo para utilizar.

Esta entrada fue publicada en salud y hábitos de vida. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *